• PsicologiaSabadellSabat

Ansiedad: cuando los nervios pueden conmigo

#psicologiasabadell #psicologiasabadellsabat #ansiedad #depresión #bienestaremocional #duelo #trauma #adopcion #psicologosabadell


Es muy común que en el entorno en el que vivimos, sintamos ansiedad en momentos

puntuales o, incluso, cotidianamente.

La ansiedad es una respuesta física que nos avisa sobre algún peligro y nos prepara para

huir, luchar o quedarnos inmóviles. Aunque la ansiedad es molesta cuando la sentimos,

es nuestra aliada porque nos avisa sobre una amenaza a la que hay que hacer frente. El

tema es que también sentimos ansiedad ante situaciones imaginarias, no sólo reales. Es

por ello que podemos pasarnos mucho tiempo con altas dosis de ansiedad, hasta llegar a

padecerla. En estos casos, a pesar de la incomodidad e incluso de problemas asociados,

la ansiedad nos dice algo acerca de nosotros/as.

¿Qué esconde la ansiedad? Imaginemos una olla con un caldo y encima de esta olla una

tapa. La ansiedad sería la tapa y es en los momentos en los que hay un peligro donde el

fuego en el que está la olla sube, produciendo que la tapa se mueva, es decir que haya

ansiedad. Pero, ¿qué hay en la olla? Todas las emociones que puede ocultar la ansiedad,

ya sea miedo (que puede ser la más común), tristeza, rabia, asco, alegría, sorpresa...

Sentir ansiedad en momentos puntuales es normal y lógico, el problema viene cuando

ésta, por lo que sea, es muy frecuente, dura demasiado o es tan intensa como para poder

tener bienestar. Es aquí donde puede presentarse algún trastorno de ansiedad que puede

dificultar o impedir llevar una vida cotidiana. Para gestionar la ansiedad conviene

primero disminuirla y, segundo, escuchar y analizar las emociones y pensamientos que

hay debajo.

Siempre podemos hacer algo para que dejemos de sufrir ansiedad. Lo primero que

podemos hacer es normalizar este suceso y entender que si sentimos ansiedad es porque

percibimos alguna amenaza real o imaginaria.

También es importante realizar alguna estrategia de distracción, antes que una de

relajación. La distracción (como por ejemplo atender a algún estímulo de nuestro

alrededor como la ropa de las personas) favorecerá, en un primer momento, el

desconectar de la ansiedad. Una vez dominemos esta estrategia, podemos pasar a

aprender a respirar pausadamente.

Para respirar pausadamente, podemos coger aire durante 6 segundos intentando llevarlo

a nuestros estómago (si es necesario podemos colocar una mano en el pecho y otra en el

estómago), mantener el aire unos 3 segundos y soltarlo por la boca unos 6 segundos

más, para mantenernos sin aire unos 3 segundos. Respirando así durante unos 5

minutos, nos estamos enviando un mensaje a nivel corporal para relajarnos. Es

conveniente practicar este ejercicio (o cualquiera similar o una meditación) cuando no

estamos con ansiedad, para prepararnos cuando nos sintamos más alterados/as y poder

relajarnos con mayor facilidad.

Cambiando nuestro diálogo interior cuando sintamos ansiedad también puede sernos

útil. Centrarnos y pensar en las sensaciones físicas hará que aumente. Si queremos

reducirla podemos pensar en un mensaje que nos inspire o nos tranquilice.

Hay otras estrategias para reducir la ansiedad, como por ejemplo realizar actividad o

ejercicio físico, tocar a nuestra mascota, estar rodeado de gente que nos alegre, etcétera.

Esperamos que con esto puedas dejar de padecer ansiedad y verla como lo que es, un

aviso y oportunidad para atenderte a ti mismo.


Psicología Sabadell |Sabat

Marc Muñoz

+34.677.400.311


24 vistas

PSICOLOGÍA SABADELL SABAT

Bienestar emocional, duelo y trauma

  • Instagram - Negro Círculo
  • Black Facebook Icon
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now